15.1.12

Señora turca con bolso de Jägermeister.

Oslem lleva media vida en Berlín. Cada viernes se levanta muy temprano para ir a montar su puesto de medias al mercado turco, que le queda bastante lejos de casa. Al principio, quizás por su edad y/o despiste natural, solía tomar el metro en la dirección contraria, y la idea de los transbordos le causaba una pereza tremenda. Ahora todo se ha vuelto automático, anodino, demasiado rutinario tal vez... Puedes verlo en sus  grandes ojos tristes. Me llamó la atención que una señora de su edad llevase un bolso de Jägermeister, pero lo que después supe es que ése fue el último regalo que le hizo su único nieto antes de irse muy lejos, con la idea de no volver jamás... Sea como fuere, ella sigue esperando.

3 comentarios:

  1. jaja si veo una señora con un bolso de jager primero muero de amor y luego le pido un autografo o algo

    un beso bonita! :)

    ResponderEliminar

Mi caja de cerillas no es muy grande... Pero seguro que puedo hacer un huequito para la tuya :)