19.1.16

VIRUS DE EPSTEIN-BARR

me muero sin ganas
llevo 72h escupiendo tanta vida
que ya no sé si es que te has ido
o que mi médico de cabecera
es un cabrón

me acurruco en el sofá
y no alcanzo a mirarme el ombligo
-belén esteban debe dinero a hacienda
y yo me quejo por una posible mononucleosis-

soy una desconsiderada
vuelvo a toser
hasta despertar a la gata
tengo los pies fríos
y pienso que igual me he muerto
-sin darme cuenta-

vuelvo a urgencias
por si tal vez te encuentro
con un milagro en cada mano,
y sólo me doy de bruces
con un espectro de ojeras punzantes
y un 41 de pie

llevo dos días sin ducharme
aunque tengo más pelazo que nunca
(hay que joderse):
sigo comiendo dulces de navidad
y he rallado el último de egon soda

y es que hace ocho horas que me tomé
la última pastilla
y no sabéis la ironía de planificar tu vida
entre una dosis y otra:
ya no sé si me siento más amy winehouse,
carmina ordóñez
o invitada del diario de patricia

19.12.15

Resumen de una herida que bah y viene.

podría decir que te echo de menos
podría decir que nos equivocamos
podría decir que después del primer beso
no debió llegar ninguno más

podría decirte que vayas a por tabaco
cuando lo que necesito es un lexatin
podría contar hasta diez
y la espiral de indecisión continuaría

podríamos romper el colchón en casa de tus padres
podríamos fumar maría en el parque de tu barrio
podríamos ser alguien
-podríamos negarlo-

podría fingir que te detesto
que odio tu pose de bohemio decadente
que tu acento me entretiene
que me falta tu humor de adolescente

mi tumba tiene forma de barra de bar
los hielos del último bourbon se mueven en sístole y diástole
ya no sé ni qué hora es
y tú tienes cara de infarto de miocardio

bajo el volumen de mi réquiem
está todo regular
no sé muy bien qué pasa
pero 'please, please, please let me get what I want this time'.

19.10.15

Mucho ruido y pocas nueces.

a veces pienso que
como más guapo estás
es lejos de mí,
pero después pasa que de noche
tus ojos me miran
igual que un tipo solitario mira a la bailarina de un mugriento peep-show de algún suburbio de Tokio
por la que ha pagado los últimos yenes que le quedaban en el bolsillo

y entonces reculo
y me enciendo ese cigarro que no me apetece fumarme
pero que me sirve de excusa
para volver a ti
y saber que borrachos de gloria
podríamos correr una media maratón
ganar las elecciones generales
o cocinar la mejor carbonara del mundo

qué más da
si la próxima vez que nos veamos
te voy a odiar hasta cansarme
quizás te diga algo acerca de tus ojos
y acabe pidiéndote el número de teléfono

y hacer la cucharita en el asiento trasero del 206 de tu hermana
y parpadear para comprobar si te gustan más mis pestañas que las de Angelina Jolie
y entrar en un bucle de moral disuasoria
en el que sólo importen las ganas y que haya queso en la nevera

mientras tanto sigo mi camino de luces de neón
soy una Dorothy del palo
el espantapájaros se bebe los roncolas de dos en dos
y me pone obstáculos para que no llegue nunca al final

porque la vida es una zorra de nivel
te ofrece al hombre perfecto cuando llevas bragas de ir al médico
y pretende que confíes en el primero que te diga "que sigas, que él ya te avisa":
nunca lo hacen