24.4.15

Barcelona, nit d'estiu.

(traducción al castellano al final del post)

Jo ja no sé
en quin idioma dir
les ganes que tinc de ser 
nosaltres:
amb carícies de sobte
o exhalant sospirs
als banys de l'Apolo.

Jo mai sabré
si aquella nit era nostra
si aquelles mirades brutes
al bell mig
de Gràcia
no eren més que una provocació
als neguits per fer-te meu.

Jo juraria
que duies el fracàs pintat
a la galta esquerra
i un fum de protagonistes 
errònies
a les butxaques.

Perquè si una cosa tinc
clara
és que eres l'error 
més ben plantat
de tots els que han vingut
darrere
dels meus assajos 
d'estimar-te
sense tindre't a prop.

------------------------

Yo ya no sé
en qué idioma decir
las ganas que tengo de ser
nosotros:
con caricias de repente
o exhalando suspiros
en los baños del Apolo.

Yo nunca sabré
si aquella noche era nuestra
si aquellas miradas sucias
en el medio 
de Gràcia
no eran más que una provocación
a las dudas por hacerte mío.

Yo juraría
que llevabas el fracaso pintado 
en la mejilla izquierda
y un montón de protagonistas 
erróneas
en los bolsillos.

Porque si una cosa tengo
clara
es que eres el error
más guapo
de todos los que han venido 
detrás
de mis ensayos
de quererte
sin tenerte cerca.

23.3.15

Berlín no se hizo en un día.

Berlín y tú
tenéis muchas cosas en común:
un muro construido a golpes,
dos mitades
y el invierno incrustado en 
el nombre.

Un camino lleno de obstáculos
donde a veces, 
huir,
es tan fácil
como abrir la puerta
e invitarte a entrar.

Un allanamiento de morada
que pierde todo el agravante de nocturnidad
porque el "Grace" de Jeff Buckley
y el vino de las ocasiones especiales
ya dan la suficiente luz.

Berlín no se hizo en un día,
pero nosotros tampoco:
por eso sé que somos
las dos únicas líneas paralelas
cuyo punto de fuga se llama "mañana".

16.3.15

Para septiembre.

Los lunes sin calma
un domingo en la cama
tres cuartos de karma
la vida entera sin mapas.

La intuición femenina
de autopistas sin peaje
el récord en cobardías sentimentales
cuando no te atreves a cortar el cable.

Decirte "ven" como plan B
que vengas y nunca llegues
un plan A
lleno de contradicciones.

Huidas que saben a pies quietos
inviernos vestidos sin mangas
infiernos con nombres y apellidos
hallar el fin cada vez más cerca de casa.

Y que uno más uno nunca son solo dos
maldita aritmética del corazón
que ayuda a aprobar las heridas 
pero prueba, que a herir nunca se aprende del todo.