24.10.14

Exposición permanente.

Nunca fui
del tipo de alumnas
que aprueban
todo a la primera.

Me sigue gustando
más
eso de probar primero
y arrepentirme
después.

Como aquel día
que hicimos pellas
en Historia Del Arte
porque decías que el nuestro,
nuestro arte,
iba a hacer historia.

Yo dije sí,
y mil veces sí,
por culpa de esa voz
con una cadencia a mitad camino
entre sociópata
y bebedor inconexo.

Quiero ser Gioconda
en el Louvre
de tu pecho,
y que extraños nos admiren
para pasar
a envidiarnos después.

Que Da Vinci
reviva en tus manos,
para pintar
cada centímetro
de mis ganas
al tiempo que llegamos
al sur
de mi sonrisa.

Porque cada una
de las estaciones
es una exposición permanente
del revés que me
supone
que aún sigas
aquí.

13.10.14

El voyeur.

Ahí fuera es invierno en Agosto
Las parejas no miran, sólo ven
Dan ganas de gritarles que no saben
Por quemar sus "te quieros" a lo bonzo.

Y es que Bukowski ha hecho mucho daño
Sin pedir ni siquiera clemencia
Elevando alcohol y decadencia
A niveles crueles de desamparo.

El que avisa no es traidor, ni poeta
Sólo tiene una ventana indiscreta
Al mayor de los miedos terrenales.

Llegar más vivo a los días finales
Sin pensar en una muerte concreta.
Saberse soneto, siendo problema.

24.9.14

Me llamo María.

Me llamo María:
soy galleta,
hierba
y la virgen del drama.

Hablo mucho,
soy hipotensa
y propensa
a la hipérbole.

Hablo inglés,
he tenido tres gatos
medio alemanes
y suelo irme
a la Francesa.

Huelo a vainilla,
suelo cruzar en rojo
y no sé silbar.

Jamás salgo de casa
sin un cuaderno
de notas
y mi domingo favorito
es un jueves
a la hora del café,
frío,
si traes un todo
brotando del mío.

Nací un miércoles de marzo
y, parafraseando a Diego,
mis padres
debieron de pensarme
en una siesta de verano.

Odio los guisantes,
me aterran
los aparcamientos subterráneos
y siempre
llego la última
en el Mario Kart.

Contigo
me pasó lo mismo
pero jamás hubo
opción
de apretar el pause
y reiniciar la partida.

"Qué intensa eres"
me dijiste un día.

"Qué equivocado estás"
te dije yo.
"Soy como el Colacao:
difícil
de disolver
en ambientes muy fríos".

Soy una maldita zorra rencorosa,
tengo
muy mal despertar
y me cabrea
la gente impuntual.

Me encanta
hablar de amor
pero quizás
debiera hacer caso a Marwan
y dejar de hablar
tanto.